Cómo tomar buenas imágenes de Antes y Después

Image

En un mundo donde las redes sociales son un hábito y las selfies son algo cotidiano, las imágenes suelen tener maor importancia que las palabras. De hecho, algunos pueden argumentar que el viejo axioma "una imagen vale más que mil palabras" puede estar subestimando enormemente cuánto puede transmitir realmente una imagen en la sociedad acelerada de hoy. Pero no todas las imágenes se destacan; los consumidores ahora esperan imágenes de alta calidad en todas partes y se están volviendo particularmente hábiles para identificar si las imágenes han sido editadas y si reflejan con precisión la vida real.

¿Cómo se relacionan estas tendencias con las imágenes de antes y después en procedimientos estéticos?

Si bien las reseñas en línea son sin duda una fuente principal de información para los consumidores que buscan un profesional médico calficadi, una encuesta de RealSelf encontró que el 83% de los consumidores no considerará un proveedor de tratamiento o clínica que no tenga fotos de antes y después publicadas en línea. Por eso, buenas imágenes de antes y después son parte del éxito empresarial y una excelente herramienta para atraer nuevos pacientes.

Aquí hay algunos pasos a seguir para crear fotos de antes y después que seguramente mejoren la confianza del paciente, transmitan una presencia en línea responsable y conviertan los clics en consultas.

Mantenlo consistente

Establezca y adhiérase a un sistema de fotografía. La consistencia es clave cuando se produce una galería de imágenes de antes y después de calidad. Es esencial tomar sus imágenes de antes y después en los mismos ángulos y proximidad para evitar distorsionar la apariencia de los resultados del tratamiento de un paciente. En su mayor parte, querrá tomar cinco fotos desde los siguientes ángulos: perfil izquierdo, oblicuo izquierdo, centro (frente a la cámara), oblicuo derecho y perfil derecho. 

NO intentes enfatizar los resultados. Mantenga los ángulos y las perspectivas iguales al tomar fotos después del tratamiento y no edite imágenes para enfatizar los resultados. Los posibles pacientes podrán notar fotos que se hayan editado con Photoshop y perderá su cerdibilidad. Sea honesto y en su lugar, asegúrese de que los ángulos que utiliza desde el principio ofrezcan las mejores vistas del área de tratamiento, de modo que muestren los fabulosos resultados que logra cada vez, sin modificarlos.

SI se debe recortar un poco, asegúrese de que el encuadre sea el mismo para las imágenes previas y posteriores al tratamiento. En otras palabras, las mejores prácticas sugieren que edite ambas imágenes exactamente de la misma manera y mantenga los ajustes al mínimo absoluto para evitar perder la confianza del paciente.

Mantenlo sencillo

mantenga las cosas simples y sin accesorios. Si un paciente usa ropa interior quirúrgica de papel en la imagen de Antes, pero una tanga de encaje en la imagen de Después, los espectadores en línea se preguntarán si los resultados están parcialmente organizados. Lo mismo puede ocurrir con el lápiz labial o incluso las joyas. Por esta razón, es mejor mantener las cosas simples. Haga que los pacientes se quiten todos los accesorios, maquillaje y ropa según sea necesario (o asegúrese de que estén usando las mismas prendas) en ambos conjuntos de imágenes y no pasen por alto el cabello. Mantenga una balaca limpia y nuevas cintas para el cabello a mano para retirar los mechones de la cara.

NO pase por alto los detalles. Incluso si se quitan todos los accesorios y la ropa, si el fondo de la imagen de “Después” es rosa y la imagen de “Antes” era amarilla, esta ligera diferencia es suficiente para causar un cambio en la percepción del tono de la piel que puede hacer que los posibles pacientes cuestionen la honestidad de su imágenes. Por esta razón, es mejor designar un ugar en su oficina para tomar fotos. Mejor aún, antes de tomar las imágenes de “Después”, revise la imagen de “Antes” y verifique que todos los detalles coincidan.

Cree un sistema de identificación

incluya precisión y consistencia en su sistema de identificación. Mantenga los nombres de los archivos simples, incluida la fecha, el nombre del paciente, ya sea una imagen de Antes o Después, y el ángulo de la imagen. Mantenga el área del cuerpo o los tipos de tratamiento en las etiquetas agregadas al archivo que se pueden ordenar fácilmente. Si las etiquetas no funcionan para el sistema de su clínica o para mantener los nombres de los archivos más precisos, puede optar por un sistema de códigos que denote tipos de tratamiento, áreas de tratamiento e incluso ángulos. Asegúrese de crear una guía cuando establezca un sistema de etiquetado al que los empleados puedan referirse fácilmente para que los archivos no se mezclen.

NO deje el etiquetado para más tarde. La cantidad de imágenes que su equipo capturará durante una semana puede llevar a horas de trabajo y tal vez incluso a la incapacidad de etiquetar con precisión los archivos, ya que los detalles pueden ser extraídos de los archivos de los pacientes o recuperados por la memoria. Además, cualquier cosa que no pueda etiquetarse con precisión es esencialmente inútil, ya que no puede informar con precisión el plan de tratamiento, los períodos o los resultados al utilizar estas imágenes en cualquier esfuerzo de marketing en línea. Para evitar una copia de seguridad del trabajo y un desorden de archivos, etiquete todas las imágenes inmediatamente después de haberlas tomado. Alternativamente, puede optar por un software o un sistema de imágenes médicas que etiquete y archive las fotos automáticamente para mayor facilidad y precisión.

El paciente sigue siendo la prioridad

ASEGURAR la comodidad del paciente primero y siempre. Un espacio de fotografía dedicado puede ofrecer privacidad y comodidad a los pacientes cuando se toman sus fotos. El mejor espacio de estudio sería uno lo suficientemente grande como para configurar adecuadamente su equipo de fotografía y ofrecer una pantalla de privacidad donde los pacientes puedan vestirse o desvestirse. Considere el control de temperatura en esta área también. Dado que algunos pacientes pueden estar parcialmente vestidos, es útil tener la capacidad de aumentar un poco el calor para evitar la piel de gallina.

NO presione a los pacientes en las fotos. Las imágenes de antes y después son ciertamente útiles para cualquier negocio de estética médica, pero nunca deben obtenerse con falsas pretensiones o después de presionar a un paciente para que firme un formulario de consentimiento. Los pacientes deben firmar libremente los formularios de consentimiento después de que se les expliquen sus derechos con precisión. Algunos pacientes pueden estar dispuestos a ofrecer su consentimiento para el uso de la fotografía en sus archivos médicos, pero se sienten incómodos al ver su imagen utilizada con fines comerciales. El personal debe respetar la elección del paciente por encima de la necesidad de la clínica de materiales de marketing.

¿Busca más consejos para mejorar el negocio de su clínica de estética médica? Comuníquese hoy con un experto en Venus Concept.

 

¿Está interesado en saber más cosas sobre los aparatos y tratamientos de Venus Concept?

CONSULTE A UN EXPERTO

BUSCAR